UNA NUEVA INDUSTRIA TEXTIL

“Creer posible algo es hacerlo cierto”

En los últimos 20 años la producción mundial de ropa ha aumentado un 60% redistribuyendo la producción a países con costes laborales y medio ambientales mucho más bajos. Este modelo ha permitido a la industria textil no aumentar sus precios de manera proporcional como el resto de los productos de consumo, pero a un coste medioambiental, social y de salud alarmante para los países productores.

GRANJEROS

PROBLEMAS

Según los registros oficiales del gobierno de India se calcula que cada 41 minutos un granjero se suicida por no poder soportar las deudas económicas derivadas de la imposición del cultivo de algodón transgénico.

El empleo de pesticidas y fertilizantes químicos son responsables de numerosas muertes por intoxicación tanto a granjeros como a sus familias.

Las nuevas generaciones de granjeros están abandonando el campo debido a las presiones económicas de la industria textil convencional, dejando un rastro de tierras desérticas y poblaciones sin recursos condenadas a la desaparición.

SOLUCIONES

Incrementar el consumo de algodón orgánico garantiza a los agricultores unos precios justos e independencia económica al poder guardar las semillas de una cosecha a otra.

El cultivo de algodón orgánico al estar exento de fertilizantes y pesticidas químicos protege la salud de los agricultores además de reducirles esa carga extra económica.

En BIOCRACIA nos aseguramos personalmente de garantizar salarios justos a nuestros agricultores y subvencionamos iniciativas de desarrollo para mejorar la calidad de vida de las comunidades rurales como compromiso social y medioambiental.



MEDIOAMBIENTE

PROBLEMAS

La industria textil es responsable del 20% de los tóxicos que se vierten al agua. Más de 10.000 colorantes, detergentes, blanqueadores, etc...la mayoría sin tratar o de muy difícil tratamiento.

La compleja composición de los tintes sintéticos hace que tarden más de 200 años en descomponerse.

El 25% de la Huella de Carbono Mundial proviene de la industria textil, especialmente de los procesos de lavado.

Una sencilla prenda sintética contiene más 1900 microfibras plásticas que se van liberando en cada lavado o en contacto con la piel.

SOLUCIONES

El cultivo orgánico reduce en un 92.5% las emisiones de gas invernadero a la atmósfera. Los suelos fértiles requieren mucho menos consumo de agua preservando las reservas de los paÍses.

Comprando ropa orgánica somos partícipes de una auténtica revolución ecológica en la lucha contra el cambio climático. El agua residual de las prendas teñidas con vegetales se puede usar para cultivar la tierra como fertilizante porque es biodegradable, optimizando al máximo su uso.

Por tanto, usar prendas orgánicas teñidas con tintes vegetales protege el ecosistema y es la semilla de un futuro sostenible.



TRABAJADORES EN LA CADENA DE PRODUCCIÓN

PROBLEMAS

Según los registros ofciales del gobierno se estima que hay más de 40 millones de trabajadores en la industria textil mundial, la mayoría con salarios de 3$ al día, totalmente insufcientes para subsistir.

Abusos, sobre-explotación y violación de derechos humanos a los trabajadores, son la constante de estas fabricas sometidas a las presiones de nuestro mercado, cuya única fnalidad es la reducción de costes.

La exposición a los químicos de los trabajadores en las fabricas textiles provoca cáncer de pulmón, cerebral, nasal, etc...además de enfermedades respiratorias y de piel.

SOLUCIONES

En BIOCRACIA nos aseguramos personalmente de que todos los trabajadores que intervienen en la producción de nuestras prendas reciban un salario justo.

Buscamos de nuestros proveedores certifcación GOTS/ OEKOTEX y FAIR TRADE. Igualmente colaboramos con ONGs subvencionando iniciativas laborales y de formación para incrementar sus habilidades y mejorar sus oportunidades de desarrollo.

Apostamos por redistribuir la riqueza y la economía circular como pilares de una sociedad justa y sostenible.



CLIENTES

PROBLEMAS

Según los registros oficiales del gobierno de Alergias y problemas de piel son enfermedades cada vez más comunes en los consumidores de ropa teñida y tratada con químicos artifciales, especialmente las prendas interiores.

En 20 años el consumo medio de ropa ha aumentado un 60%, al redistribuir su producción en países en vías de desarrollo sin regulaciones laborales y medio-ambientales.

SOLUCIONES

Nosotros fabricamos productos 100% biodegradables teñidos con plantas medicinales, que son empleadas en tratamientos de numerosas enfermedades porque que cuidan la salud de las personas.

Hemos desarrollado un sistema de transparencia empresarial fundamentado en los Objetivos deDesarrollo Sostenible de la Naciones Unidas, participativo y plural donde nuestros clientes puedan comprobar cómo llevamos a cabo todos los procesos de fabricación de nuestras prendas.



BIOCRACIA se fundamenta en el cuidado de la Tierra y las manos que la trabajan, nuestros tejidos 100% orgánicos y teñidos con plantas medicinales son una nueva forma de entender a industria textil, desde la ecología, la ética y la sostenibilidad.



Biocracia ©2018 Todos los derechos reservados

Política de privacidad